Archivo

El aplausómetro docente

SADOP Catamarca lanza desde hoy una campaña provincial de concientización y compromiso social con la educación. Desde el gremio de los docentes privados están convencidos que ya no basta con querer quejarse, deben hacerlo con ingenio y captando la atención de los colegas y de la comunidad educativa en general.
La situación que afronta la educación catamarqueña y en particular los docentes se ha visto agravado en los últimos tiempos por la dilatada resolución de la cuestión salarial. SADOP anunció su convocatoria a un paro docente, sin asistencia a los establecimientos escolares para el 10 y 11 de abril movilizándose el día 10 por la mañana. Sin embargo, desde el gremio de los docentes privados se impulsa una singular forma de manifestación pública que servirá para concientizar a la sociedad en general y a las comunidades educativas en particular, sobre la situación que atraviesa el sector educativo.
La propuesta consistirá simplemente en motivar a que los docentes de cada institución educativa se tomen un par de minutos del recreo y se reúnan en el patio para aplaudir. La Secretaría General del SADOP Catamarca, la Lic. Silvia Bustamante denominó a esta singular forma de expresión o manifestación pública “el aplausometro” porque según expresó “aplaudimos la tarea docente en general, aplaudimos a los interinos que trabajan aún sabiendo que están sujetos a un contrato basura que caduca en diciembre, aplaudimos a quiénes realizan tareas extraescolares no remuneradas, aplaudimos a los docentes de materias especiales que trabajan 18 horas y sólo cobran por 12, aplaudimos a los docentes catamarqueños que no recibieron el premio otorgado por la gobernadora por el sólo hecho de trabajar en establecimientos educativos privados, que son subvencionados por el mismo Estado…”
Desde el gremio se propone a todos los docentes privados que los lunes y viernes dispongan de unos minutos del segundo recreo para reunirse en el patio y simplemente manifestarse aplaudiendo. Este acto será un agente multiplicador porque así se difundirá masivamente el reclamo de la docencia privada.
La Secretaria General del SADOP Catamarca agregó además, “nuestra intención no es ir a molestar, o a interrumpir el desarrollo normal de las actividades escolares, simplemente queremos que desde nuestro entorno más próximo, que es la escuela, se empiece de una vez por todas a reconocer que la docencia además de vocación requiere esfuerzo, dedicación y también reconocimiento salarial acorde a la tarea realizada.” Cabe resaltar además que los aplausos servirán también para manifestar públicamente el descontento del sector educativo respecto a la falta de acuerdo salarial con el gobierno.
El “aplausometro docente” es una forma de protesta hecha a fuerza de aplausos de los mismos docentes a quiénes va dirigido este simple reconocimiento. Tradicionalmente la costumbre de aplaudir está ligada a la necesidad de expresar apoyo o regocijo ante algún acontecimiento, pero esta tradición es muy antigua proveniente de los griegos quiénes expresaban su aprobación a las obras de teatro vitoreando y aplaudiendo. Desde la psicología se afirma que cualquier forma de aplauso satisface la necesidad humana de expresar una opinión y además da a la audiencia la sensación de que se está participando de la misma. Los aplausos además de estar dirigidos hacia la docencia catamarqueña son notablemente sonoros y la intención del SADOP Catamarca es simplemente hacerse oír a través de ellos.